El Aula Invertida

Un enfoque de enseñanza llamado el aula invertida ha ganado mucha popularidad en los últimos años. Pero, ¿qué es exactamente y cómo se implementa con éxito en la escuela?

¿Qué es el aula invertida?

En pocas palabras, este enfoque pedagógico cambia la tarea para casa y el trabajo en el aula.

En el sistema del aula tradicional, los maestros son la fuente de conocimiento y el tiempo del aula generalmente se reserva para explicar nuevos conceptos y contenido. Esto deja poco (o muy poco) tiempo para la discusión en profundidad, la colaboración y la resolución de problemas en el aula. Como resultado, los alumnos no tienen la oportunidad de profundizar su comprensión y los maestros no pueden estar allí para ayudar cuando los alumnos encuentran problemas con sus tareas escolares.

En el aula invertida, se anima a los alumnos a que sean aprendices independientes y que vean videos o lean sobre temas antes de llegar a clase. En el aula, hacen ejercicios y proyectos, participan en discusiones, practican análisis de textos o realizan experimentos.

Esto anima a los alumnos a desarrollar habilidades de pensamiento de orden superior, como la colaboración, la resolución de problemas y el diseño. El maestro está ahí para responder preguntas y ofrecer orientación, ayudando a cimentar el conocimiento de los alumnos y fomentar un aprendizaje más profundo.

Y funciona.

Una historia de éxito del aula invertida es Clintondale High School en Detroit, EUA. Después de adoptar la técnica del aula invertida, el porcentaje de fracaso escolar cayó drásticamente, del 52% al 19% en inglés, del 41% al 19% en ciencias y del 44% al 13% en matemáticas. (1)

Y también hay comentarios anecdóticos que resaltan los beneficios. Un alumno de Bullis School en Potomac, EUA, cuyo maestro presentó el aula invertida, dijo lo siguiente: “Es bueno que en lugar de recibir una conferencia en clase, podamos sentarnos y trabajar con otros alumnos en problemas en lugar de enfrentarnos a ellos solos en casa”.(2)

Pero, ¿por dónde empezar?

La forma más popular es darles a los alumnos contenido de video para que lo vean en casa. De esa manera, los alumnos tienen acceso instantáneo a contenido que es fácil de digerir, además de que pueden volver a verlo si tienen dificultades. ¡Simplemente asigna uno o dos videos para que los vea tu clase y dedica tiempo a discusiones y actividades durante tu lección!

Sin embargo, puede ser complicado encontrar videos apropiados que coincidan con tu plan de estudios y sean de alta calidad. Hay una gran cantidad de contenido excelente en Internet, pero recorrerlo todo puede llevar tiempo y esfuerzo.

Eso es lo que queríamos cambiar con Twig. Con miles de cortometrajes galardonados, todos alineados con planes de estudios internacionales, es fácil encontrar contenido adecuado que también sea divertido y atractivo.

¿Tienes interés en saber más? Ve a Twig (edades 11–16), Tigtag (edades 7–11), Tigtag CLIL (edades 7–11, con soporte adicional de idiomas), o Tigtag Junior (edades 4–7).


  1. https://opinionator.blogs.nytimes.com/2013/10/09/turning-education-upside-down/?_r=0
  2. https://www.washingtonpost.com/local/education/the-flip-turning-a-classroom-upside-down/2012/06/03/gJQAYk55BV_story.html
Tags: No tags

Leave a Reply